Social Network

Matías Espinosa

POSITION: Estudiando en el Seminario JMC, Sao Paulo

Junto con Angela, mi esposa, estamos viviendo desde el 2014 en São Paulo, Brasil, donde yo estudio “Bacharel em Teologia” en el seminario José Manoel da Conceição, perteneciente a la Iglesia Presbiteriana de Brasil. El currículum es de cuatro años, y ya llevamos la mitad.

Al principio fue difícil debido al portugués porque los profesores, aunque muy amables, me exigían lo mismo que mis compañeros. Gracias a Dios me acostumbré rápido, aunque era frustrante tener tantas preguntas para hacer, pero no tener cómo hacerlas. Claramente el Señor trabajó mi carácter desde el principio, siempre mostrándome cómo debía depender de Él hasta en las cosas más simples. ¡No era fácil ni comprar pan! Pero nos acostumbramos y en un tiempo corto logramos hablar bien portugués. Los dos primeros años fueron intensos en estudio, con muchísimo por leer y aprender. Gracias al Señor nos fue bien.

Desde el principio decidimos congregamos en la Iglesia Pinheiros, una iglesia muy grande, con alrededor de 1000 miembros y más de una veintena de iglesias plantadas por ellos solos y unas cuantas otras en conjunto con otras iglesias y organizaciones misioneras. En esta iglesia hemos hecho grandes amigos, de los más cercanos, y también hemos aprendido mucho, participando de cuanto curso y actividad hemos podido. Estar aquí nos ha servido para ver ministerios a otra escala (en Brasil todo funciona en grande), y como siempre vemos para buscar herramientas para servir en Chile, sabiendo que son culturas muy diferentes, a pesar de la cercanía.

El año pasado tuvimos una gran noticia: seremos padres. ¡Que emoción! Dios nos bendice con la llegada de Esteban que está por nacer. Nos estamos preparando para pastorear nuestro pequeño rebaño y al mismo tiempo aprendiendo y creciendo para cuidar en el futuro de muchas personas. Sin duda la mano del Señor nos está moldeando poco a poco para una vida de muchos años de ministerio. Mi deseo es poder ser un pastor que primeramente cuida bien de su casa. ¡Les pido que oren por Esteban!

Este 2016 estaré cursando tercer año. Me enfrento al año que es considerado el más difícil de los cuatro años de estudio, y justamente tendré que cuidar más que nunca de mi familia ahora que nace Esteban. Les pido que se acuerden de nosotros en sus oraciones. Dios es fiel y el equipa a sus hijos. Él nos da todo lo que necesitamos, tanto para el ministerio como para el día a día. Dios ha dicho: «No te desampararé, ni te abandonaré» (Hebreos 13:5b). Esa es nuestra convicción y el mayor ánimo que podemos tener al enfrentar este año tan lindo y tan lleno de desafíos.

Damos gracias a Fundación Generación que nos ha acompañado por mucho tiempo. Primero con charlas y conferencias. Luego, cuando decidimos que sería Aprendiz, Generación nos apoyó para que pudiese dejar de trabajar como ingeniero electrónico y pudiese dedicarme al servicio en la plantación de la Iglesia Presbiteriana La Trinidad de Reñaca, y en estos dos últimos años seguimos como compañeros mientras estamos en nuestro tiempo de seminario. ¡Dios permita que en el futuro podamos plantar juntos una iglesia!

Vibramos con la idea que en unos años más podamos ver muchos más seminaristas y pastores chilenos. Muchas nuevas iglesias y ministerios creciendo en Chile, para que más personas puedan escuchar, conocer y seguir a Jesús. Comprométanse efectivamente con esta meta que es para la gloria de nuestro Dios.
“Que el Dios de paz, que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, los capacite para toda buena obra, para que hagan su voluntad, y haga en ustedes lo que a él le agrada, por medio de Jesucristo. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén” (Hebreos 13:20-21).