Social Network

¿Qué es tener éxito en el ministerio? ¿Cómo se puede medir?

Esta pregunta es difícil de contestar porque hay en juego principios que compiten entre sí:

  1. ¿Medir lo supernatural? Los frutos supernaturales no siempre se pueden medir.
  2. Éxito igual a fidelidad. Uno de nuestros criterios más importantes para el éxito debería ser si un hombre está o no predicando la Palabra fielmente y viviendo una vida de conformidad a la Palabra.
  3. Más que cabezas en la asistencia. El número de personas que asiste a una iglesia no es el único factor a considerar, sino cuántos miembros están creciendo en santidad, cuántos líderes se están levantando, cuántos miembros están yendo a las misiones, etc. Estos factores son mucho más ricos y complejos, y normalmente son mejores indicadores de la fidelidad y del éxito del ministerio de un hombre.
  4. El éxito no es siempre visible. Un ministerio fiel y “exitoso” puede no presentar fruto obvio e inmediato. Adoniram Judson no vio ni un convertido por siete años. Además, las respuestas iniciales pueden ser grandemente engañosas en el tiempo (Mt. 13:1-23). ¿Y cuánto “fruto” pudo ver el profeta Jeremías?
  5. Pero el fruto visible debería ser considerado. Dios da diferentes talentos a gente diferente. Es absolutamente posible que un hombre trabaje fielmente en algo para lo que no tiene talento. En tal caso, habrá poco fruto visible, lo cual debería considerarse al evaluar sus planes a largo plazo y el apoyo. No todos los cristianos deberían pedir a la iglesia que se separe una porción de sus ingresos para apoyarles en un ministerio a tiempo completo. El fruto visible es una parte de esa consideración.
  6. ¿Cuál es la conclusión? El éxito en el ministerio principalmente significa fidelidad, pero intentar evaluar humildemente y cuidadosamente el fruto del ministerio de un hombre debería jugar un papel de apoyo a la hora de sopesar el éxito en el ministerio.